Covid-19 dispara tarifas de flete aéreo por cierre de aeropuertos

El transporte aéreo de carga enfrenta un momento desafiante a raíz de la pandemia, ocasionando un alza en los costos de flete aéreo. Aquí te decimos a qué se debe.

La pandemia por Covid-19 ha impactado negativamente la industria del transporte aéreo de carga a nivel mundial en los últimos dos años, provocando dificultades en el comercio internacional. Una de las afectaciones más importantes es el incremento en las tarifas del flete aéreo, que se dio a raíz del cierre de aeropuertos, fronteras y cancelación de miles de vuelos en todo el mundo por las restricciones para controlar los contagios.

De 2019 a 2021 se registraron incrementos en los costos de flete aéreo de hasta 118%, de acuerdo con Vianely Reyes, gerente nacional de ventas en Alow Forwarding. “Las tarifas que antes conocíamos como premium o flash, ahora son normales en el mercado”, agrega Reyes. En algunas partes del mundo, “las tarifas alcanzaron un valor de entre 10 mil y 18 mil dólares por contenedores de 40 pies, cuando antes de la pandemia el costo era de 3 mil a 4 mil dólares”, señala Adriana Vázquez, gerente general de Alow Forwarding.

Esta situación ha provocado un aumento de 2,300 millones de dólares en tarifas aeroportuarias y de proveedores de servicios de navegación aérea (ANSP). De acuerdo con un comunicado emitido por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), estos aumentos podrían multiplicarse 10 veces si se aprueban las propuestas presentadas por aeropuertos y ANSP para costear la infraestructura aeroportuaria.

Willie Walsh, director general de IATA, considera una mala estrategia hacer pagar a los clientes la deuda financiera de una crisis de proporciones apocalípticas. “El recorte de costes, y no los aumentos de las tarifas, debe ser una prioridad en la agenda de todos los aeropuertos y ANSP”, declaró Walsh en el comunicado.

Presentation of statistics

El origen de las altas tarifas aeroportuarias

Pero, ¿qué está provocando el alza en los precios? Vázquez explica que al principio de la pandemia, una gran cantidad de aviones frenaron operaciones por el cierre de aeropuertos, falta de tránsito de pasajeros y personal para las maniobras, situación que repercutió en el comercio mundial y la cadena de suministro. Tan solo en 2020 el número viajes en avión cayó 60% a nivel mundial, así lo informó la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Mientras que la capacidad de carga cayó 42% ese mismo año debido a la falta de vuelos, según la IATA.

Después de que el comercio exterior y mercado laboral se reactivaron, surgió un repunte en la demanda de productos con el auge del ecommerce en 2020, y fechas especiales en donde aumenta el consumo como el “Black Friday”, “Cyber Monday” o “Buen Fin” en México. Vázquez señala que la demanda del comercio fue tan alta que rebasó la capacidad del transporte marítimo para movilizar mercancías, ocasionando la crisis de los contenedores.

Frente a esta situación, el transporte aéreo se convirtió en una alternativa por su rapidez en los traslados, a pesar de que operaban al 30% de su capacidad, lo que provocó un aumento en las tarifas. Antes de la pandemia y la crisis de contenedores, el transporte marítimo era una opción mucho más viable para movilizar carga internacional.

De hecho, el precio medio de la carga aérea llegó a ser 12.5 veces más alto que el transporte marítimo. Y dada la preferencia por el transporte internacional de carga aérea, en septiembre de 2021 las tarifas fueran tres veces más caras en comparación con los costos del transporte marítimo, según datos de la IATA. Pese a esta reducción, las tarifas continúan elevadas.

Para enfrentar la demanda, muchos aviones de pasajeros se adaptaron para mover carga y así aprovechar los espacios en los pocos vuelos disponibles. La razón es que la capacidad de carga disminuyó 8.9% en septiembre de 2021, respecto a las cifras registradas en 2019 antes de la pandemia, según datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Aún con las limitaciones de capacidad, la demanda mundial para transportar carga vía aérea aumentó 9.1% en septiembre de 2021, en comparación con 2019, de acuerdo con la IATA. Y para muestra un botón. Las aerolíneas se encargaron de movilizar el 10% de toda la carga mundial, según la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo (ALTA).

El futuro del transporte aéreo de carga

Actualmente, el sector del transporte aéreo de carga y el comercio mundial en general, siguen en riesgo con la nueva ola de contagios por la variante ómicron. “La operación en aeropuertos no está al 100%, no se pueden atender las operaciones aéreas, hay menos aviones y restricciones en vuelos hacia ciertos países que son clave en el comercio internacional”, explica Vázquez. Esta situación provoca que las tarifas sean cambiantes y sigan en alza.

De seguir con las variantes del Covid-19 y a medida que surjan nuevas restricciones para controlar el nivel de contagios, Vázquez advierte que la industria puede enfrentar nuevamente una situación crítica muy similar a la que vivió en 2020. La especialista estima que el panorama podría ser alentador hasta 2023 o 2024, mientras tanto las empresas deben prepararse para ser más competitivas y así enfrentar la demanda de consumo.

Suscríbete al Newsletter